nuestra experiencia Gastromaniac

Aprendiendo a preparar sushi con Gastromaniac

Print Friendly

Empezamos la semana hablando de cocina internacional: ¿sabéis lo que es el sushi? Menuda pregunta… Lo hayáis probado o no, probablemente a la mayoría de vosotros os viene a la cabeza algo así como comida japonesa, pescado crudo, algas, nigiri, maki, uramaki, okonomiyaki, esas cosas circulares que parecen trozos de morcilla de arroz y se comen con palillos… Luego, dependiendo de vuestra experiencia pondréis cara de inmenso placer o de disgusto. ¿A que no vamos muy desencaminados?

Nos encanta la comida japonesa, la probamos por primera vez hará unos doce años y nos enganchó al instante. Su sabor, su delicadeza, su valor nutritivo, su fácil digestión… Desde entonces, siempre que hemos tenido oportunidad hemos probado nuevos restaurantes y nuevos platos, hemos ido aprendiendo a identificar sabores y calidades – algo esencial en todas las cocinas pero en esta más, si cabe- hemos comparado experiencias en diferentes ciudades- principalmente Madrid, Barcelona, Londres y Coruña – y nuestro romance inicial se ha convertido en una relación estable y feliz.

Claro, ya os podéis imaginar que con lo osados que somos.. ya hemos hecho nuestros pinitos y hemos preparado makis, uramaki, nigiris y tempura en varias ocasiones. No nos quedó mal pero queríamos aprender a hacerlo mejor.

Por eso, cuando entramos en contacto con Gastromaniac y leímos un poquito sobre su experiencia en Japón - donde se graduó en una prestigiosa academia de cocina, estuvo conviviendo con una familia japonesa, aprendiendo el idioma… – nos apuntamos inmediatamente a uno de sus cursos y os aseguramos que ha sido ¡uno de los mejores que hemos hecho!


Entendemos la gastronomía como uno de los pilares en que se asienta determinada cultura, así que es necesario entender un poquito los valores, las tradiciones, las costumbres… de un lugar para poder comprender y cocinar sus platos adecuadamente. (Perdón, nos ha salido un poco la vena filológica…)

Rocío, la maestra de Gastromaniac, empieza sus cursos explicando qué es sushi, qué significa, haciendo una breve introducción para que podamos comprender el contexto en que se desarrolla la gastronomía japonesa. Al haber vivido allí, sus explicaciones son auténticas y muy amenas, con referencias a experiencias personales. No se hace nada pesado, al contrario, Rocío sabe comunicar y transmitir su pasión por la gastronomía y la cultura japonesa. Uno sale del curso no sólo con ganas de más sino tentado a coger el primer vuelo a Japón!

Tras explicarnos las normas esenciales de protocolo y modales en la mesa, lo que se puede y no se puede hacer – pinchar la comida con los palillos, señalar con ellos a una persona o servirse a uno mismo, son algunas de las que no se deben hacer jamás- empezamos a cocinar.
Aquí, junto con las fotos de cabecera, tenéis un pequeño resumen visual muy condensado de lo que fue nuestra experiencia.

Aprendimos a cortar pescado (salmón y atún) con los cuchillos y utensilios necesarios para cortar y luego presentarlo; aprendimos a preparar el arroz (aunque no nos dio tiempo a hacerlo durante el curso, pues se necesitan varias horas para que enfríe) que es, junto con la calidad del producto, la clave del éxito de un buen sushi.
Con el arroz ya en la mesa, aprendimos a preparar makisushi, uramaki, nigirisushi y oshisushi. Éramos 4 personas y cada uno preparó un maki (con alga nori por fuera) y un uramaki (con arroz por fuera) diferente. Eso fue un detalle que nos gustó mucho, porque pudimos aprender muchas combinaciones diferentes, incluida una fusión japo-española sorprendente, creada por gastromaniac.

Para que os hagáis una idea de lo que queremos decir con ‘combinaciones diferentes’ esto es todo lo que preparamos (os aseguramos que no cabían todos los ingredientes en la mesa) con rellenos tan variados que van desde el salmón, hasta las setas pasando por pollo, langostino, espárrago… bueno, aquí los tenéis todos:

Futomakis (makisushi con alga nori por fuera): uno de espárragos, ebifry, salmón y lechuga; uno de tamagoyaki y umeboshi; uno de vieiras marinadas, pepino, aguacate y huevas de tobiko; uno de setas shitake con cebolla frita; y uno de lechuga, tori no karaage, hoja de shizo (¡menudo descubrimiento!) y pimiento rojo.
Uramakis (makisushi con arroz por fuera y nori por dentro): uno de pepino y atún rojo; uno de espárrago, cangrejo, lechuga, zanahoria y salmón ahumado; uno de tempura de calabaza y aguacate; uno de queso philadelphia, pimiento rojo en conserva y semillas de sésamo; uno de mango y jamón serrano (fusión japo-española!)
Nigiris (bolita de arroz con pescado encima): de salmón, atún y vieira.
Oshizushi (sushi prensado en caja rectangular) : de salmón ahumado y aguacate.

Como veis, fue un curso muy pero que muy completo, algo que nos sorprendió y nos impresionó muy positivamente.

Todas las combinaciones estaban deliciosas, aunque evitamos el de queso crema porque, como sabéis, no consumimos lácteos. Uno de los muchos que nos sorprendió gratamente fue el maki de la foto del ángulo inferior derecho, llevaba tamagoyaki (tortilla japonesa) y umeboshi (una ciruela japonesa que se añeja durante mucho tiempo y aporta muchísimo sabor salado). Hasta ese momento aborrecíamos la ‘tortilla japonesa’ pero es que no habíamos probado la auténtica (o una de ellas, pues Rocío nos dijo que existen varias formas de prepararla). Está realmente deliciosa, con un sabor muy especial entre dulce y salado; en combinación con la ciruela umeboshi desmenuzada sobre el arroz se convirtió en uno de los sabores de la noche.

Después aprendimos a hacer nigiris, que es lo que parece más sencillo a primera vista (una bolita alargada de arroz con pescado encima) pero es dificilísimo de hacer bien. Estuvimos practicando hasta que el resultado fue aceptable.. pero de ahora en adelante valoraremos mucho más los nigiris que comamos por ahí. Uf…

Una de las sorpresas de la velada fue la cajita alargada que podéis ver en el ángulo inferior izquierdo de la foto. Se llama oshibako y permite hacer sushi de una forma facilísima pero, sorprendentemente, aquí es bastante desconocida. Tras cubrir el interior de la caja con film transparente, se rellena con los ingredientes (una capa de arroz, el relleno que queramos, otra capa de arroz y pescado, en ese orden) se cubre con film, se prensa con la tapa y ¡listo! Ya tenemos nuestro oshisushi.

El colofón del curso fue la degustación de todo lo preparado, maridado con cerveza japonesa o sake, ¡qué delicia! La velada fue estupenda, compartiendo impresiones sobre la comida, preguntando y aprendiendo más sobre la cultura gastronómica…

Ya sabéis, si estáis pensando en aprender algo sobre la cocina japonesa nuestra recomendación es clara. Nosotros ya estamos pensando en hacer otro de nivel intermedio (el que hicimos fue el curso de iniciación) o de cocina japonesa caliente, que también nos apetece mucho. Os mantendremos informados ;-)

 
Itadakimasu

2 respuestas a "Aprendiendo a preparar sushi con Gastromaniac"

  1. Ana Moya
    Ana Moya 5 años antes .Responder

    Marta,

    ya estoy organizando a un equipo para poder ir a aprender de la maestra Rocío!!!!Qué buen post…he aprendido muchísimo!!!

    • BocaDos
      BocaDos 5 años antes .Responder

      Me alegro un montón, Ana, ¡gracias!
      Estoy segura de que os encantará, aprenderéis y disfrutaréis muchísimo. Ahora, que se vayan preparando los restaurantes japoneses… con todo lo que estamos aprendiendo vamos a ser muy críticas! jaja!
      un beso, guapa!

Deja un comentario