chuletón de coliflor

Chuletón de coliflor

Print Friendly

Los que somos cocinillas siempre acabamos hablando de comida. Siempre. Así que aunque hayamos quedado para hablar de literatura victoriana o de las últimas series a las que nos hemos enganchado —por cierto, os recomiendo muy mucho la última temporada de Line of Duty—, siempre hay un detalle que hace que la conversación se desvíe hacia la comida.

Precisamente, hace un par de días estaba con unos amigos hablando de un tema que no viene al caso y acabamos hablando de chuletones. Claro, como me conocen bastante bien, se quedaron de piedra cuando les dije que había comido un chuletón delicioso esa misma semana. «¿Tú? ¿Chuletón? ¡Anda ya!» Yo insistí, todo lo seria que pude, hasta que me pidieron que les diera detalles del corte. XD Y ahí empezó la discusión sobre lo que sí se puede denominar chuletón y lo que no. ¿Acaso no hay algunos que le llaman «suspiros» a cierto tipo de casquería de ternera y, que yo sepa, suspiran bastante poco? Eso por no entrar en los nombrecitos que les ponen a los intestinos de animales que se comen por algunas latitudes. Visto lo visto, ¿por qué no voy a poder llamar chuletón a esta preciosa sección de coliflor? Pues eso.

Si sois tan apasionados de la coliflor como servidora, la habréis probado de mil maneras y sabréis que su sabor cuando está cocida o asada o cruda es completamente diferente. Si todavía no la habéis probado asada, tenéis que hacerlo. En serio, es una delicia y, además, no queda ese aroma espantoso por toda la casa como cuando se cuece.

La próxima vez que veáis una coliflor de tamaño medio a buen precio, recordad esta receta y sorprenderéis a más de uno con un buen chuletón. ;-)

Chuletón de coliflor

  • Raciones: 2
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
  • Dificultad: fácil. Para cocinillas amantes de las especias que prefieran una buena coliflor antes que un trozo de carne.

Ingredientes

  •  1 coliflor pequeña
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1/2 cucharadita de ají picante en copos
  • 1/4 cucharadita de pimentón de la Vera agridulce (o dulce)
  • 1/2 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharada de mostaza (sin azúcar ni aditivos extraños)
  • zumo de 1 limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 2 dientes de ajos machacados o rallados
  • 1 ramillete de perejil fresco

Instrucciones

  1.  Precalentar el horno a 200 º C.
  2. Poner la coliflor sobre su tallo y cortarla a la mitad. De cada mitad cortar un par de “chuletones” de 2 centímetros de grosor.
  3.  Echar una cucharada de AOVE en una sartén y dorar los chuletones un par de minutos por cada lado. Colocarlos sobre una bandeja de horno que previamente hayáis cubierto con papel de horno (para evitar enguarrar más de la cuenta).
  4. Echar todas las especias en un tarrito y mezclarlas bien con una cucharada de aceite de oliva, la mostaza, los ajos, el zumo de limón y la sal.
  5. Pintar la coliflor con las especias, ha de quedar bien cubierta.
  6. Hornear 20 minutos a 200 º C.
  7. Picar el perejil fresco y echárselo por encima a cada chuletón justo antes de servir.