Coca de calabacín y cebolla morada

Coca de calabacín y cebolla morada

Print Friendly

Las cocas de verduras deberían ser más populares que las pizzas. Con esa base dorada, crujiente, esas verduras tostadas y jugosas, ese brillo del aceite de oliva, ese toque de especias… son mucho más atractivas e irresistibles que cualquier pizza, y eso sin hablar de que son mucho más sanas porque no llevan grasas saturadas. ;) Para mí, los reyes de las cocas de verdura son los mallorquines. Allí las probé por primera vez y me enamoré perdidamente de ellas. Desde entonces, cada semana hago alguna: de pimientos, de setas con ajo, de tomate con albahaca, de cebolla picante… y en casa la devoran. Si tengo invitados, siempre preparo un par de ellas diferentes y las sirvo en trocitos rectangulares, para comer con las manos (algo que parece estar muy de moda ahora, pero se ha hecho toda la vida). Al contrario que la pizza, es un plato que no pringa, así que se puede comer en el sofá viendo una peli sin preocuparse de dejarlo todo hecho un asco. Lo único que encontraréis, como mucho, son un par de migas.

Bueno, ahora que os tengo medio convencidos de las grandes ventajas de las cocas de verduras voy a poner la guinda: se preparan en apenas media hora. Yo siempre tengo en el frigorífico alguna masa para poder prepararlas enseguida; si lo preferís, podéis hacer la masa vosotros mismos. Cualquier receta de masa de pizza fina sirve y podéis añadirle especias para hacerlo más sabroso. Con respecto al relleno, podéis añadir la combinación que más os guste, es un plato muy versátil.

La que os traigo hoy es una de mis favoritas por su sencillez: calabacín y cebolla morada. Como podéis ver en la foto, también le añadí un pimiento verde en tiras finas, tenía miedo de que se me churruscase demasiado, pero quedó perfecto. :)

 ¿Os animáis con las cocas de verduras?

Coca de calabacín y cebolla morada (sin lactosa ni grasas saturadas) 

  • Raciones: 2
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Dificultad: fácil. Para cocinillas que sepan encender el horno y usar un cuchillo afilado (o una mandolina).

Ingredientes

  • 1 base para pizza fina rectangular (sin lactosa ni grasas saturadas)
  • 2 calabacines pequeños
  • 1 cebolla morada
  • 1 pimiento verde pequeño (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de guindilla picada
  • 1 cucharadita de tomillo
  • sal y pimienta

Instrucciones

  1. Encender el horno y precalentar a 180 º C.
  2. Lavar los calabacines y cortarlos en rodajas finas a mano. Lo ideal es con una mandolina porque quedarán todas las rodajas iguales, pero si no tenéis, se puede hacer a mano con un cuchillo bien afilado.
  3. Cortar la cebolla y el pimiento en tiras en tiras.
  4. Extender la masa sobre papel de horno (las masas compradas suelen estar enrolladas en papel de ese tipo) y colocar sobre una bandeja de horno.
  5. Esparcir las especias sobre la masa: tomillo, guindilla y cualquier otra que os guste.
  6. Colocar el calabacín, la cebolla y el pimiento sobre la masa. Añadir sal y pimienta al gusto.
  7. Hornear unos 15-20 minutos hasta que esté dorada.