Ensalada de kale calabacín y granada

Ensalada templada de kale, calabacín y granada

Print Friendly

Suelo ser bastante crítica con las modas, pero tengo que admitir que algunas modas gastronómicas me encantan porque ¡por fin! puedo encontrar en el supermercado de mi barrio productos que llevaba años persiguiendo. Por ejemplo, me encanta que se haya puesto de moda el hummus, porque así encuentro pasta de sésamo o tahini en cualquier parte, cuando hace años tenía que dar veinte mil vueltas para encontrarlo (y mejor no hablamos de lo que costaba…).

Lo mismo ha pasado con el kale. En mi casa toda la vida le hemos llamado berza, pero desde que los gurús gastronómicos descubrieron las propiedades que tenía supongo que lo de llamarle berza era demasiado vulgar.

En fin, que igual que me pasaba con la pasta de sésamo, me costaba horrores encontrar esta berza fuera de Galicia y ahora encuentro kale por todas partes. Así que ahora estoy esperando que los grelos y las nabizas se conviertan en eso que llaman superalimento y los encuentre por fin en mi barrio.

La receta que he preparado no podría ser más fácil: una ensalada templada de 3 ingredientes. Tanto la kale como el calabacín están salteados y la granada (una fruta que me apasiona) le da el toque fresco y dulce. Rápido, fácil y, como os cuento ahora, muy nutritivo.

Este es un plato ideal para los apasionados de la nutrición porque tanto la granada como la berza tienen casi de todo: calcio, hierro, proteínas, vitaminas (la granada es una de las frutas que más propiedades tiene), ácido fólico, fibra, antioxidantes… y, además, es un plato muy ligero porque tiene pocas calorías.

Una de las ventajas de este otoño tan cálido que estamos teniendo es que en casa nos estamos poniendo morados de ensaladas templadas como esta: sanas, ligeras, bonitas y muy sabrosas. Ya me diréis qué os parece mi colorida versión. :-)

Ensalada templada de kale, calabacín y granada

  • Raciones: 2
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Dificultad: fácil. Para cocinillas que sepan vaciar una granada

Ingredientes

  • 250 g de kale (berza rizada de toda la vida)
  • 2 calabacines pequeños
  • 1 granada grande
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • vinagre de manzana (o vinagre balsámico si os gusta mucho el dulce)

Instrucciones

  1. Lavar y cortar la berza/kale en trozos. Reservar.
  2. Lavar los calabacines y cortarlos en cuadraditos pequeños. Saltearlos en una sartén grande con una gota de aceite de oliva o bien extenderlos en una bandeja de horno y hornear a 200 º C hasta que estén dorados (unos 15 minutos). Salpimentar.
  3. Abrir la granada a la mitad. Con una cuchara sopera (o una maza de madera, que es lo que uso yo) golpear la granada sobre un plato hondo para vaciarla. Es una de las actividades culinarias más relajantes que hay. ;-)
  4. Calentar una cucharada de aceite de oliva en una sartén grande (o mejor en un wok) y echar la kale/berza. Saltear cinco minutos o así hasta que se ablande un poco. Salpimentar y tapar un par de minutos con el fuego apagado.
  5. Repartir la verdura en dos platos hondos, echar el calabacín salteado por encima y por último añadir la granada. Aliñar con aceite de oliva y vinagre.