tallarines de calabacín con boloñesa

Tallarines de calabacín con salsa boloñesa

Print Friendly

Desde que vi en varias webs estadounidenses los famosos zoodles (zucchini noodles) he querido probarlos y confieso que desde que los he probado cada vez como menos pasta. Noto que puedo ser más generosa con la salsa porque resultan mucho más ligeros que los clásicos tallarines o espaguetis de trigo. Los que tengáis intolerancia al gluten seguro que ya hace tiempo que los conocéis. ¡Menudo invento! Al que se le hayan ocurrido lo invitaría a una caña de buena gana. He leído por ahí que han inventado una maquinita parecida a un sacapuntas o algo así con la que se hacen enseguida. Yo he utilizado mi adorada mandolina verde pistacho —la compré en Lidl el año pasado y es monísima— y los he hecho en un pispás. Ya los he preparado varias veces y le he cogido el punto al calabacín, así que podéis hacerme caso con los tiempos, que me he convertido en una experta en «tallaricines». Vale, no, el compuesto en español no suena tan bien como en inglés, mejor lo dejamos en tallarines de calabacín. 😛

Los he preparado con varias salsas y con todas queda bien, así que podéis probar con la que más os guste. Hoy os los presento con salsa boloñesa casera, que es la que me suelen pedir en casa con más frecuencia. Suelo preparar boloñesa en grandes cantidades (1 kilo o así) y congelo porciones de 250 g en bolsitas, gracias a mi envasadora al vacío (eso sí que es un invento de los grandes).  Bueno, pero lo de mi envasadora lo dejo para otra entrada. Hoy vamos a concentrarnos en los «tallaricines». Venga, vale, ya dejo de repetirlo.

Tallarines de calabacín con salsa boloñesa

  • Raciones: 2
  • Tiempo de preparación: 20 minutos (si ya tenéis la salsa preparada) o 1 hora (si tenéis que preparar la salsa)
  • Dificultad: media. A ver, es fácil, pero es un pelín laborioso hasta que le pilléis el punto. Para cocinillas a los que les guste el calabacín y tengan una mandolina (o un poco de paciencia para cortarlos en tiras)

Ingredientes

  • 2 calabacines pequeños (si son muy grandes, tendréis que sacarles las semillas)
  • 250 g de salsa boloñesa
  •  sal
  • orégano (opcional)

Instrucciones

  1. Preparar la salsa boloñesa igual que en esta receta, pero sin añadir la berenjena (aunque con la berenjena está, para mí, mucho más rico).
  2. Hervir 2,5 litros de agua con sal en una olla alta.
  3. Lavar los calabacines y hacer lonchas finas a lo largo, como si fueseis a hacer una lasaña con las lonchas. Con una mandolina no se tarda nada, pero si lo hacéis a mano, poned la radio, coged una tabla, un buen cuchillo y tened mucho cuidado. Cuando tengáis las lonchas, ponedlas una encima de otra y haced tiras estrechas a lo largo, otra vez. El resultado tiene que ser algo así:   zoodles o tallaricines
  4. Ahora viene lo más delicado: echarlos en el agua hirviendo y cuando el agua vuelva a hervir, contar 3 minutos. En serio, si los dejáis más tiempo, se desharán. Bueno, a mí se me rompieron cuando los dejé más tiempo.
  5. Escurrirlos muy bien. Yo los dejo en un colador grande durante 10 minutos para que suelten todo el agua. Si no lo hacéis, la salsa se volverá una sopa cuando los sirváis.
  6. Mientras se escurren los calabacines, calentar la salsa boloñesa.
  7. Colocar los tallaricines (lo siento, no puedo evitarlo 😀 ) en un plato, echar un par de cucharadas de salsa por encima, espolvorear un poco de orégano y listo. Fácil, rico y muy ligero.

tallarines de calabacín con boloñesa