Pasta con atún: la clave está en la canela

Print Friendly

Desde que descubrimos esta receta en el libro de nuestro querido Jamie Oliver, casi todas las semanas se deja caer por la cocina —Jamie no, la receta 😛 —. ¡Es adictiva!
«¿Y qué tiene de especial?» os preguntaréis. Pues varias cosas, pero sobre todo una: la canela. Sorprende una receta de pasta con atún, tomate, cebolla, albahaca —hasta aquí todo normal— canela, limón… «¿Cómo? ¿Canela con atún y cebolla? ¿y limón?» … y un toque final de queso Grana Padano o Parmigiano para los que podáis consumir lácteos.
Confesamos que cuando probamos esta receta no nos atrevimos a echarle todo el zumo de limón; con la canela ya nos parecía bastante innovadora, pero es verdad que es una combinación increíble al paladar.
Además, en apenas 30min estará servida en el plato.

Pasta con atún de Jamie Oliver: la clave está en la canela

  • Tiempo de preparación:
  • Tiempo de cocción:
  • Total:
  • Dificultad: fácil.  Para cocinillas que sepan abrir una lata de atún y cocer la pasta al dente.

Ingredientes

  • 250g de pasta
  • 5 tomates maduros
  • 1 cebolla dulce mediana
  • 1 cucharadita colmada de canela molida
  • un puñado de hojas de albahaca
  • el zumo de 1 limón
  • 2 latas de atún al natural
  • Opcional: un trozo pequeño de queso Grana Padano o Parmigiano Regiano

Instrucciones

  1. En una sartén grande, saltear la cebolla, picada muy finamente, con la canela para que se funda el sabor. La clave de esta receta está en la combinación de la acidez de la cebolla con el dulzor de la canela.
  2. Añadir los tomates triturados, el atún escurrido y dejar que cocine a fuego lento 5-10min.
  3. Mientras tanto, hervir la pasta al dente. Escurrir bien y agregar a la salsa.
  4. Mezclar todo. Apagar el fuego y exprimir el zumo de un limón (los más osados también le pueden rallar un poco de la piel).
  5. Emplatar y añadir las hojas de albahaca fresca, un poco troceada (con los dedos).
  6. Finalmente, para el que pueda y quiera, rallar un poco que queso por encima.

Notas

  • Se puede hacer con cualquier pasta, pero suele quedar más sabrosa con pasta corta, es decir, macarrones, fusilli, plumas… La salsa impregna más este tipo de pasta que los espagueti o tallarines habituales.
  • Si se le añade queso, es mejor agregar la albahaca al final, tras el queso.