Croquetas de langostinos, las de mamá

Print Friendly, PDF & Email

Aquí tenéis una pequeña muestra de las mejores croquetas que hemos comido nunca. ¿Dónde? En casa, por supuesto. Se trata de las croquetas de langostinos de mi madre. Están deliciosas: crujientes por fuera, cremosas por dentro, con tropezones de langostinos a cada bocado… Perfectas. El problema, como ya os hemos dicho en alguna otra ocasión, es que mi madre se guía por su instinto, y lo de conseguir la receta es bastante complicado a menos que te pegues a ella cual-lapa-reportera mientras está cocinando. Por eso, las cantidades no son cien por cien exactas, pero nosotros las hemos preparado así y salen bien. Conseguir el punto exacto de una madre es imposible, ¿no os parece? Misterios de la naturaleza…

Croquetas de langostinos

Tiempo de preparación: 
Dificultad: media. Para cocinillas que sepan preparar una bechamel y no les asusten las frituras

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña
  • 250g de colas de langostinos/gambón peladas
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 taza de leche de soja sin azúcar (o leche de vaca)
  • 1 pizca de sal
  • 4-6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • 4-8 cucharadas de pan rallado

Instrucciones

  1. Picar la cebolla muy finamente y los langostinos en trozos (tamaño guisante).
  2. Sofreír con un buen chorro de aceite de oliva y, después, escurrir bien el aceite sobrante con un colador.
  3. Con el aceite del sofrito, la harina, la leche y la sal, hacer una bechamel para croquetas. Si vemos que el aceite es escaso le añadimos un poco más.
  4. Cuando la bechamel esté ligada, agregarle los langostinos y la cebolla y mezclar bien.
  5. Extender de forma uniforme en una fuente llana y dejar que enfríe a temperatura ambiente durante unas horas.
  6. Hacer bolitas redondas u ovaladas.
  7. Rebozar en huevo, después en pan rallado y freír en abundante aceite hasta que estén doradas.