Cucharitas de salmón marinado

Print Friendly, PDF & Email

El otro día nos apetecía preparar una cena chula, pero no nos apetecía salir de casa porque hacía mucho frío —las cosas como son—. El vino ya lo teníamos decidido, un Maior de Mendoza criado sobre lías que nos encanta, pero faltaba el menú. Empezamos a pensar y decidimos echarle un ojo a nuestro fondo de armario culinario. Allí encontramos un filete de salmón congelado que exclamaba «¡Maríname, maríname!» así que, como obedientes cocinillas que somos, seguimos las indicaciones del señor salmón. 😀 Ah, muy cerca del salmón encontramos a las señoras Vieiras que nos pidieron otra cosa, pero el plato principal os lo contaremos otro día. 😉

Por lo tanto, el entrante de nuestra cena fueron estas cucharitas de salmón marinado que son facilísimas de preparar y quedan estupendas cuando hay invitados.

 Cucharitas de salmón marinado

Raciones: 4

Tiempo de preparación: 20 min + una hora de marinado

Dificultad: fácil. Para cocinillas a los que les guste el salmón y quieran preparar un entrante vistoso

Ingredientes

  • 300 g salmón, sin espinas
  • 1 cebolla dulce pequeña
  • 2 cucharaditas colmadas de mostaza antigua
  • el zumo de 1 lima
  • 2 cucharadas de salsa de soja ligera
  • pimienta rosa
  • 1/3 cucharadita de chile molido (opcional)
  • 2 cucharaditas de eneldo fresco
  • sal

Instrucciones

  1. Asegurarse de que el salmón no tiene ninguna espina. Cortarlo en dados de un centímetro aproximadamente (a cuchillo, nada de picadora o quedará una papilla) y reservar.
  2. Picar la cebolla con la picadora de forma que quede muy triturada. Añadírsela al salmón y mezclar bien.
  3. En un bol mezclar la mostaza, la salsa de soja, el zumo de la lima y un par de «cras» de pimienta rosa. Si os gusta el picante, podéis echarle un toque de chile molido.
  4. Echar el salmón y la cebolla en el bol de la marinada y mezclar bien.
  5. Añadir un par de cucharaditas de eneldo fresco, mezclar, tapar con film transparente y meter en la nevera. Dejar que macere una hora.
  6. Antes de servir, comprobar el punto de sal y rectificar si es necesario.