Croquetas de langostinos, las de mamá

Print Friendly, PDF & Email

Estos días estamos en Coruña descansando, disfrutando de la vida y – por supuestísimo – de la comida!

Aquí tenéis una pequeña muestra de – en nuestra opinión- las mejores croquetas que hemos comido nunca (y mira que hemos probado croquetas…).

Están deliciosas: crujientes por fuera, cremosas por dentro, con tropezones de langostinos a cada bocado… ¡qué delicia!
El problema, como ya os hemos dicho en alguna otra ocasión, es que mamá se guía por su instinto, y lo de conseguir la receta es bastante complicado a menos que te pegues a ella cual-lapa-reportera-del-corazón mientras está cocinando. Tras mucho insistir, ésta es la receta que hemos conseguido entre su memoria y nuestra labor de reporteros, quizá las cantidades no son cien por cien exactas, pero creemos que os servirá para prepararlas. Ya nos contaréis si las probáis 🙂

Croquetas de langostinos, las de mamá 

Raciones: 4

Dificultad: media – para cocinillas que sepan preparar una bechamel y no les asusten las frituras 
Tiempo de preparación: 10mins            Tiempo de cocción: 40mins     
Total: 50mins + el tiempo que tarde en enfriar la bechamel

Ingredientes 

1 cebolla pequeña
250g de colas de langostinos/gambón peladas
1 chorro de aceite de oliva
1 huevo
pan rallado
Para la bechamel (cantidades aproximadas porque “uno ya va viendo lo que la bechamel necesita”):
4 cucharadas colmadas de harina
3 vasos de leche semidesnatada (sin lactosa)
una pizca de sal

Instrucciones
1) Picar la cebolla y los langostinos en trocitos
2) Sofreír con un chorro de aceite de oliva y, después, escurrir bien el aceite sobrante con un colador
3) Con el aceite del sofrito, la harina, la leche y la sal, hacer una bechamel para croquetas. Si vemos que el aceite es escaso le añadimos un poco más (sin pasarse!)
4) Cuando la bechamel esté ligada, agregarle los langostinos y la cebolla y mezclar bien.
5) Dejar que enfríe a temperatura ambiente durante unas horas
6) Hacer bolitas redondas u ovaladas tamaño ‘croquetas’
7) Rebozar en huevo, luego en pan rallado y freír en abundante aceite hasta que estén doradas

¡Buen provecho!