Fritos de la abuela o cómo aprovechar las sobras

Print Friendly, PDF & Email

Hoy os traemos una receta ideal para estos días en los que se cocina tanto para tantos que siempre sobra algo, ¿o no? A nuestra abuela -como a muchas otras- no le gustaba tirar comida y por eso hacía esta receta cada vez que sobraba algo de pescado, carne o verdura y patata cocida o arroz. Sí, ya sabemos que por eso se inventaron las croquetas, pero los fritos son mucho más fáciles y rápidos de preparar.
En esta ocasión, nos había sobrado algo de pollo asado, zanahorias y patata cocida, y ‘tuneamos’ la receta de la abuela con una cucharadita colmada de curry que, como sabéis, va estupendamente con el pollo. ¡Menudo acierto!
Aquí os dejamos la receta que, además, nos va a venir muy bien para gastar poco en la cuesta de enero que estamos empezando a escalar…

La compra:
3 patatas cocidas (también puede hacerse con el equivalente de arroz en blanco que haya sobrado del día anterior)
1/2 pechuga de pollo asada/cocida (o un trozo de bacalao, carne, jamón… cocido o asado)
2 zanahorias asadas/cocidas
1 cebolla mediana (cruda) muy picada
1 cucharadita colmada de curry
1 vaso de leche
4 cucharadas de harina
2 huevos

Manos a la obra:
1. Hacer una pasta con la leche, la harina y los huevos. Batir bien
2. Picar el pollo, las zanahorias y la cebolla cruda (muy triturada)
3. En un bol grande, machacar la patata y añadirle la cebolla, el pollo y la zanahoria.
4. Añadir el curry y mezclar bien.
5. Incorporar la pasta (de huevos, leche y harina) y batir todo hasta que sea una masa
6. Hacer los fritos con un tenedor ligeramente humedecido con aceite (como si fueran unas croquetas) y freír en abundate aceite hasta que estén dorados

Buen Provecho!