Tortilla de calabacín

Print Friendly, PDF & Email

Hello! ¿Qué tal lleváis esta primavera atípica?

Nosotros apenas nos enteramos del tiempo que hace, llevamos unas semanas muy complicadillas de trabajo y estamos bastante enclaustrados. Es lo que tienen ciertas profesiones por estas fechas (al menos no nos falta trabajo, de momento..).
Como sabemos que todavía nos quedan unas cuantas semanas de encierro hasta fin de curso hemos decidido echarle un par de huevos – más bien dos pares- y hacer una estupenda tortilla de calabacín para subir la moral ¡y lo que haga falta!
En la línea de todos nuestros platos es sencillo, sano y muy ligero.
El calabacín tiene un alto contenido en agua, es una verdura baja en sodio y tiene muy pocas calorías, por lo que está especialmente recomendada en dietas hipocalóricas mamá, toma nota…. Además, lo hemos salteado ligeramente junto con la cebolla en lugar de freírlo, así que es mucho menos calórico que una tortilla de patata, por ejemplo. Vamos, ideal para aquellos que estéis en plena operación-bikini – que sí, que algunos ya empezáis con la neura pre-playa, no pongáis esa cara inocente…-
Otra ventaja es que al utilizar tan poco aceite es mucho más económico y, last but not least, es un plato estupendo para llevar en el tupper al trabajo. ¡Todo son ventajas!
Venga, ¿le echamos un par de huevos al mes de abril? 😉

Tortilla de calabacín 
Raciones: 2

Dificultad:  fácil – para cocinillas que sepan darle la vuelta a la tortilla (venga, que no es para tanto… es simple juego de muñeca, como en el baloncesto! 😛 
Tiempo de preparación: 15mins Tiempo de cocción: 15mins     Total: 30mins

Ingredientes 
1 calabacín grande o 2 pequeños
1 cebolla
4 huevos camperos (de gallinas que campan en libertad, no como nosotros..)
AOVE
sal

Instrucciones 
1. Lavar bien el calabacín y cortarlo en cuartos y luego en rodajas finas.
2. Pelar y cortar la cebolla de un grosor similar al calabacín.
3. Saltear con un poco de aceite (3-4 cucharadas) y sal.
4. En un bol grande, batir los huevos. Añadir el sofrito al huevo y mezclar ligeramente.
5. Verter la mezcla en la sartén (no es necesario añadir más aceite, con el residual del sofrito ya es suficiente).
6. Cuajar el huevo al gusto, darle la vuelta a la tortilla con un plato (juego de muñeca…) y servir.

¡Buen Provecho!