Mini bundts integrales de naranja

Mini bundts integrales de naranja

Print Friendly, PDF & Email

Hace poco me atreví a comprar un molde de mini bundt cakes. Digo que me atreví porque llevaba tiempo admirando los bundt que veía por ahí y pensaba que sin usar mantequilla sería complicado que me salieran bien. Por eso decidí comprarlo de silicona, para asegurar el desmoldado y, como veis en la foto, fue una buena idea porque ha quedado perfecto. Sé que muchos critican los moldes de silicona y yo misma suelo utilizar moldes metálicos, pero en este caso el de silicona me ha dado muy buen resultado.

Estoy acostumbrada a hacer magdalenas y muffins sin lácteos, así que utilicé las mismas proporciones para estos bizcochitos y el resultado ha sido fabuloso. Como me gusta hacer recetas ligeras utilizo muy poco azúcar y confieso que los golosos de la casa a veces protestan un poco. Con estos mini bundts se acabaron las protestas porque el hueco del bizcocho se puede rellenar de mermelada, crema de cacao, nata… Así, todos hemos preparado nuestra versión y han sido un éxito absoluto en casa.

Además, añadí trocitos de naranja confitada y pepitas de chocolate negro a la mitad de la masa y teníais que ver la cara de sorpresa de los comensales. Vamos, que los bundts apenas han durado un desayuno. 😀

Mini bundts integrales de naranja, sin lácteos

  • Raciones: 4
  • Tiempo de preparación: 1 hora
  • Dificultad: fácil. Para cocinillas a los que les gusten los bizcochos bonitos, esponjosos y el sabor a naranja.

Ingredientes

  • 5 claras de huevo, a punto de nieve
  • 165 g de harina integral
  • 100 g de azúcar moreno, molido
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 yemas (sin yemas también queda bien)
  • 60 ml de aceite de girasol
  • 110 g de zumo de naranja natural
  • la ralladura de una naranja grande
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de trocitos de naranja confitada (usé las de Belbake de Lidl)
  •  2 cucharadas de pepitas o virutas de chocolate negro (usé las de Belbake de Lidl)

Instrucciones

  1. Precalentar el horno a 200º C.
  2. Poner las claras a punto de nieve y reservar.
  3. Mezclar todos los ingredientes secos en un bol grande.
  4. Hacer un hueco en el medio y añadir las yemas, el aceite, el zumo de naranja y la ralladura de limón. Mezclar bien hasta que sea una masa uniforme, que no queden grumos.
  5. Añadir las claras a punto de nieve poco a poco e ir removiendo para integrarlas. (Lo de poco a poco va en serio, si lo mezcláis a lo bestia os arriesgáis a que el bizcocho no quede esponjoso). Ha de quedar una masa clara, homogénea.
  6. Verter la masa en el molde y, si queréis, añadir unos trocitos de naranja confitada y pepitas de chocolate a algunos de los bizcochos (para que sea una sorpresa 😉 ).
  7. Hornear durante 15-20 minutos a 200º C.
  8. Esperar 5 minutos antes de desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. 

Notas

  • Si no podéis hacer zumo de naranja natural, podéis utilizar zumo envasado natural, es decir, que no tenga azúcar añadido ni conservantes ni cochinadas varias.
  • Si tenéis problemas de colesterol (o simplemente no os gustan), podéis eliminar las yemas. He probado a hacer el mismo bizcocho sin yemas y sale bien.
  • Se puede utilizar azúcar blanco en vez de moreno.
  • No es necesario moler el azúcar, pero el resultado queda más fino. Yo utilicé un molinillo de café.

Mini bundts integrales de naranja