Nuestra primera masa madre se independiza

Recetas
Etiquetas:
Print Friendly, PDF & Email

Esta semana hemos criado -con mucho cariño y constante atención- nuestra primera masa madre. Hemos visto cómo crecía y hoy, por fin, hemos decidido que es momento de que parte de ella se independice en una rica hogaza de espelta.

Los ingredientes que necesitamos son un bote de cristal, harina y agua. Los expertos dicen que es más fácil obtener masa madre si utilizamos harina de centeno integral y, como obedientes cocinillas, así lo hicimos. Compramos harina de centeno integral (de agricultura ecológica) y agua Canal Isabel II (o sea, del grifo).

Mirad cómo ha ido creciendo nuestra pequeña masa madre:

Día 1:

1. Cogimos un bote de cristal y lo limpiamos muy bien.
2. Echamos 50grs de harina de centeno integral, 50grs de agua y lo mezclamos muy bien.
3. Tapamos el bote y lo dejamos en la cocina, en un estante que está alejado de corrientes de aire.

Día 2:
1. Quitamos 50grs de la mezcla (que estaba algo pegajosa y olía un poco raro pero tenía buen aspecto).
2. Añadimos 25grs de agua y mezclamos muy bien.
3. Añadimos 25grs de nuestra harina de centeno integral y mezclamos hasta que no quedaban grumos.
4. Tapamos y lo volvimos a dejar en el estante.

Día 3:
1. Sorpresa inicial al ver muchas burbujitas en nuestra masa y un olor algo ácido.
2. Quitamos 50grs de la mezcla.

Día 3

3. Añadimos 25grs de agua y mezclamos bien.
4. Añadimos 25grs de harina y mezclamos hasta que no quedaban grumos.
5. Tapamos y volvimos a dejarlo en el estante.

Día 4:

Día 4

1. Sorpresón, ¡cómo ha crecido nuestra masa!
2. Tras el orgullo y la ilusión inicial, volvimos a alimentar nuestra Masa Madre – ahora con mayúsculas- añadiendo 50gr de agua y 50gr de harina, siguiendo el proceso del día anterior.
3. Al día siguiente ya podríamos hacer nuestro primer pan. 🙂

Día 5:

¡Ya podemos hacer pan!