Rollitos crujientes de setas y langostinos con espinacas, piñones y mucho ajito

Print Friendly, PDF & Email

Como ha llegado el calor a lo bestia – algo habitual en los últimos años, que nadie se asuste más de de la cuenta-  llevamos toda la semana alimentándonos de gazpacho. Pero hoy os traemos un pequeño experimento con pasta filo que no nos ha quedado nada mal, modestia aparte.
Hace tiempo que queríamos hacer algo con esa masa tan crujiente. No nos habíamos lanzado principalmente porque solemos cocinar una o dos raciones nada más y la pasta filo que se comercializa viene en paquetes grandes. Pero recientemente preparamos una cena para varias personas – aprovechando el Food Revolution Day – y nos sobraron unas cuantas hojas de filo.
La receta es, como siempre, ligera y vitamínica. El acompañamiento es sanísimo: un salteado de espinacas frescas con piñones al ajillo. Los rollitos, por su parte, están rellenos de setas y langostinos salteados con cebollino. Así que hay un poco de mar y de montaña, como se suele decir. Además, como no utilizamos mantequilla sino aceite de oliva para hacer la pasta más manejable, son mucho más sanos.
Aquí tenéis la receta paso a paso:

Rollitos crujientes de gambas y setas con espinacas
Prep time:
Cook time:
Total time:
Ingredients
  • Unas hojas de pasta filo
  • aceite de oliva
  • 200g setas o champiñones
  • 250g colas de gambón
  • un puñado de cebollino fresco
  • un chorro de salsa de soja ligera (menos % sal)
  • semillas de sésamo
  • 300g espinacas frescas
  • 6 dientes de ajo laminados
  • 2 cucharadas de piñones
  • Mermelada de tomate (opcional, para acompañar)
Instructions
  1. Precalentar el horno a 180º
  2. Trocear los gambones y las setas. Lavar, secar y picar el cebollino.
  3. Saltear los gambones y las setas en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva a fuego fuerte. Sólo se tiene que dorar ligeramente porque luego se terminará de hacer en el horno. Añadir el cebollino.
  4. Añadir un chorrito de salsa de soja y cocinar un minuto.
  5. Extender las hojas de pasta filo y pintarlas – nosotros lo hemos hecho con un pincel de silicona- con aceite de oliva por ambos lados. Si lo preferís podéis utilizar mantequilla derretida. Cortar la hoja en 4 partes y sobreponerlas dos a dos, es decir, dos hojas para cada rollito. Podéis usar 3 capas si se os rompe alguna de ellas, pero es necesario impregnarlas bien de aceite (o mantequilla).
  6. Poner el relleno en medio de la masa y hacer los rollitos hasta que se acabe el relleno.
  7. Colocar los rollitos en la bandeja de horno, previamente forrada con papel antiadherente.
  8. Espolvorear con sésamo y hornear 20min a 180º
  9. Mientras se hornean los rollitos, saltear las espinacas con el ajo laminado y los piñones con dos cucharadas de aceite de oliva. Salar ligeramente.
  10. Sacar los rollitos del horno, emplatar y acompañar con mermelada de tomate (opcional).
Serving size: 4 Calories: 53 Fat: 0g Saturated fat: 0g Unsaturated fat: 0g Trans fat: 0g Carbohydrates: 11g Sugar: 0g Sodium: 1mg Fiber: 0g Protein: 2g Cholesterol: 0mg

¡Ya estamos en junio! Ay, qué ganiñas de que lleguen por fin las vacaciones. Ánimo que ya queda menos: ¡¡vamos!! (léase en plan Arantxa en Roland Garros)

Como ha llegado el calor a lo bestia – algo habitual en los últimos años, que nadie se asuste más de de la cuenta-  llevamos toda la semana alimentándonos de gazpacho. Pero hoy os traemos un pequeño experimento con pasta filo que no nos ha quedado nada mal, modestia aparte.
Hace tiempo que queríamos hacer algo con esa masa tan crujiente. No nos habíamos lanzado principalmente porque solemos cocinar una o dos raciones nada más y la pasta filo que se comercializa viene en paquetes grandes. Pero recientemente preparamos una cena para varias personas – aprovechando el Food Revolution Day – y nos dijimos ¡ahora o nunca! Ya os contaremos con detalle cómo nos salió ese menú para más de dos, pues no estuvo nada mal (¿verdad, chicas? 🙂
Bueno, la receta que os traemos hoy es, como siempre, ligera y “vitamínica”. El acompañamiento es sanísimo: salteado de espinacas frescas con piñones al ajillo, mmmhhh… adoramos las espinacas! Los rollitos, por su parte, están rellenos de setas y langostinos salteados con cebollino. Así que hay de todo: mar y montaña, como se suele decir. Además, como no utilizamos mantequilla sino aceite de oliva para hacer la pasta más manejable, son mucho más sanos. (Los amantes de la mantequilla ya sabéis qué tenéis que sustituir, ¿eh?)
Aquí tenéis la receta paso a paso:
La lista de la compra:
pasta filo
aceite de oliva
200g setas cultivadas o champiñones hermosos
250g colas de gambón congeladas
un puñado de cebollino fresco
un chorro de salsa de soja ligera (menos % sal)
semillas de sésamo
300g espinacas frescas
6 dientes de ajo laminados2 cucharadas de piñones
Mermelada de tomate para acompañar

Manos a la obra:
1. Precalentar el horno a 180º
2. Saltear ligeramente los gambones y las setas, troceados, con el cebollino picado. En lugar de sal, añadir un chorrito de salsa de soja.
3. Extender las hojas de pasta filo y pintarlas – nosotros lo hemos hecho con un pincel de silicona- con aceite de oliva por ambos lados. Si lo preferís podéis utilizar mantequilla derretida. Cortar la hoja en 4 partes y sobreponerlas dos a dos, es decir, dos hojas para cada rollito. Podéis usar 3 capas si se os rompe alguna de ellas, pero es necesario impregnarlas bien de aceite o mantequilla.
4. Poner el relleno en medio de la masa y hacer los rollitos hasta que se acabe el relleno.
5. Colocar los rollitos en la bandeja de horno, previamente forrada con papel antiadherente. Espolvorear con sésamo y hornear 20min a 180º
6. Mientras se hornean los rollitos, saltear las espinacas con el ajo laminado y los piñones. Salar ligeramente.

7. Sacar los rollitos del horno, emplatar y acompañar con mermelada de tomate, combinan estupendamente. Se nos olvidó fotografiar el cuenco en el que servimos la mermelada antes de pringar los rollitos, sorry! Os lo imagináis, ¿verdad?

 Bon Appetit!!