Salmorejos y ajoblancos con Casas de Hualdo

Print Friendly, PDF & Email

Hace unas semanas tuve la oportunidad de pasar la tarde disfrutando como una enana rodeada de aceite de oliva. Ya sabéis que en casa no entra ni una gota de mantequilla y tenemos verdadera pasión por el zumo de aceituna de buena calidad. Por eso, cuando Nacho Garbayo me dijo que tenía un taller especial de AOVE en la escuela de Sueños de Cocina titulado “Sabor y salud” en el que íbamos a hacer, entre otras cosas, varios salmorejos y ajoblancos, los ojos me hicieron chiribitas. Una de las características de la cocina que preparo en casa es una combinación de esos ingredientes: sabor y salud, así que este taller tenía mi nombre. 😉

Al llegar allí, nos contó que lo había organizado todo para preparar varias recetas diferentes utilizando todas las variedades que ofrece Casas de Hualdo: Picual, Manzanilla, Arbequina y Cornicabra.
Al ver las recetas que había diseñado Nacho para catar las diferentes variedades de AOVE supe que iba a disfrutar de lo lindo:

Salmorejo con cascos de cebolleta ligeramente asada y frutos secos (elaborado con Casas de Hualdo variedad Arbequina)
Salmorejo con sardina marinada y encurtidos (elaborado con Picual)

Ajoblanco con tataki de bonito y frutas de verano (elaborado con Casas de Hualdo variedad Arbequina)

Ajoblanco con tartar de salmón y trigueros (elaborado con Casas de Hualdo variedad Manzanilla para el tartar y variedad Arbequina para el ajoblanco)

salmorejos y ajoblancos

Escabeche de pescado azul con cherries confitados e hinojo (elaborado con Casas de Hualdo variedad Manzanilla para el escabeche, variedad Arbequina para los cherries confitados y variedad Picual para el licuado de lechuga)

escabeche de pez azul

Ensalada de queso de cabra, maíz y vinagreta de guacamole (elaborado con variedad Cornicabra y variedad Picual)

ensalada de queso de cabra

Como veis, las seis recetas contienen todos los elementos para probar el aceite, tanto en crudo como cocinado; así, pudimos llevarnos una idea de todos los sabores y combinaciones para hacer platos estrella en casa. Con respecto a los ingredientes, el único plato que no pude catar en su totalidad fue el último, ya que no puedo consumir lácteos, pero la vinagreta de guacamole estaba deliciosa.

Confieso que no conocía la marca y me sorprendió muy gratamente cada una de sus variedades. En crudo, mis favoritos de Casas de Hualdo fueron el Picual, con un sabor delicado, no como otros picantes que se pueden encontrar en el mercado; y el Manzanilla, con el que hicimos el segundo ajoblanco.
La gran sorpresa de la tarde fue el Cornicabra, variedad con la que llevo enemistada varios años y con la que me reconcilié en este taller. No es fuerte y desagradablemente amargo como el de otras marcas que había probado. Todo un descubrimiento.

En definitiva, un taller en el que disfruté con todas las recetas ideadas por Nacho Garbayo, quien siempre consigue sorprenderme, y el descubrimiento de los aceites premium Casas de Hualdo, que desde ahora tendrán un lugar destacado en la sección de AOVEs de casa. 😀

Casas de Hualdo

(Hacedme caso, olvidaos de la mantequilla y utilizad aceite de oliva de buena calidad. 😉