Salpicón de marisco: un bocado de nuestro Atlántico

Print Friendly, PDF & Email

Este plato es uno de los clásicos familiares: el entrante estrella en todos los acontecimientos especiales. ¿Quién se resistiría a un bocado marino tan delicado como éste? Muy pocos. Por eso, es uno de esos platos que preparamos, haga frío o calor, cuando queremos celebrar algo o impresionar a nuestros invitados.
Es un plato que ha de servirse frío, así que no se puede improvisar. Se necesita tiempo y paciencia porque hay que limpiar muy bien el marisco y aliñarlo con antelación. La gran ventaja es que el gran día sólo tendréis que servir y disfrutar. Éxito garantizado. 🙂

Salpicón de marisco

Raciones: 2
Tiempo de preparación: 1 hora 30 min
Tiempo de cocción: 10 min
Dificultad: media. Para cocinillas con paciencia y tacto

Ingredientes

• 1 buey de mar grande (fresco o congelado)
• 1 cola de rape (350g)
• 250gr colas de langostino (o gambón) peladas
• 1 cebolla blanca dulce mediana
• 3 huevos
• sal
• 1 cucharadita de eneldo (opcional)
• aceite de oliva virgen extra
• vinagre de manzana o de jerez

Instrucciones

  1. Cocer el buey de mar en agua salada, si es fresco (o descongelarlo a temperatura ambiente, si es congelado).
  2. Cocer la cola de rape, los langostinos y los huevos. Dejar que enfríe.
  3. Encender la radio, sentarse cómodamente y con la ayuda de unas tenazas, unos pinchillos de marisco y mucha paciencia, vaciar con muchísimo cuidado el buey de mar. No puede quedar ninguna cáscara o cartílago, o nuestro salpicón se convertirá en un martirio.Echar la carne del buey en una ensaladera grande.
  4. Limpiar la cola de rape (descartar la piel y la espina central) y cortar la carne en daditos. Añadir a la carne de buey. Añadir también los langostinos cocidos troceados.
  5. Cortar las claras de huevo, cocidas, en trozos muy pequeñitos y hacer lo mismo con la cebolla. Es muy importante que la cebolla no pique, o el salpicón será lacrimógeno. Con respecto al huevo, nosotros solemos utilizar únicamente las claras para que sea un plato más ligero; con las yemas queda muy sabroso, pero algo pesado para nuestro gusto.
  6. Mezclar todos los ingredientes en un cuenco grande, aliñar con la sal, el vinagre y el aceite. El salpicón ha de tener vinagre, por definición, pero si no sois muy amantes del vinagre, podéis ser algo más moderados en las cantidades. Lo mismo sucede con el aceite. No os paséis, lo suficiente para que ligue bien toda la mezcla.
  7. Finalmente añadir una cucharadita de eneldo picado (opcional) y meter en el frigorífico para que se enfríe bien.
  8. Rectificar de vinagre, aceite y sal antes de servir.

Notas

• Se pueden utilizar langostinos, gambas, gambones, colas de cigala… lo que más os guste.
• También se puede sustituir el buey de mar por centollo o centolla.
• No recomendamos añadir pimiento porque esconde el sabor del marisco. Si el marisco es bueno, hay que darle protagonismo.
• Es recomendable prepararlo el día anterior para que el aliño impregne bien todos los ingredientes.