Torrijas ligeras con anís y sin lácteos

Print Friendly, PDF & Email

Pero qué bien se está de vacaciones: sin prisas, sin madrugar, sin agobios… pero si, además, estamos en el paraíso galaico, buf, eso ya es ¡insuperable! En esta tierra paradisiaca, es decir, Galicia, las torrijas se comen en Carnaval – sí, nos ponemos ciegos entre filloas, orejas y torrijas, somos así, muy ‘sacrificados’..- así que por esas fechas no encontraréis muchas torrijas por aquí. Sin embargo, por muchos otros lugares de la geografía española se ponen a preparar torrijas como locos. Por este motivo, nos hemos liado la manta a la cabeza, roto la tradición galaica ‘no-torrejil’ y hemos tuneado la receta de la abuela para poder ofreceros una versión ligera de este dulce. Nuestra receta es sin lactosa, así que estas torrijas son mucho más digestivas pero eso no es excusa para que comáis más, ¿eh? que nos conocemos… Aquí tenéis la receta, animaos a prepararlas y ¡buena semana a todos!

 

Torrijas con anís (sin lácteos)

Raciones: 6-8
Tiempo de preparación:
Tiempo de cocción:
Total:

Dificultad media

Ingredientes

  • 1 barra de pan para torrijas (nosotros usamos 1/2 barra)
  • 750ml leche de soja (natural, sin azúcar)
  • 3 sticks de canela en rama
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 5 cucharaditas de azúcar
  • 1 copa de anís dulce
  • la monda de 1/2 naranja
  • 2 huevos
  • aceite de oliva

Instrucciones

  1. Dejar el pan un par de días en una bolsa de tela. Si no está duro no quedarán bien las torrijas.
  2. En una cazuela baja, calentar la leche, la piel de la naranja, la canela en rama (partir las ramas a la mitad para que den más sabor), la canela molida, el azúcar, y el anís.
  3. Cocinar a fuego lento 15min hasta que se haya evaporado el alcohol del anís y la leche haya cogido todos los sabores. Separar del fuego y colar.
  4. Cortar el pan en rebanadas de unos dos centímetros de grosor.
  5. Impregnar bien el pan en la leche con cuidado de que no se deshaga.
  6. En un plato hondo, batir los huevos.
  7. Coger una sartén mediana, calentar abundante aceite de oliva. Rebozar las rebanadas de pan en el huevo y freír hasta que se doren.
  8. Colocar en un plato con papel de cocina para que escurra el exceso de aceite. Opcional: espolvorear con azúcar y canela.